La dinastía 清 Qīng contraataca

0

En el año 1860, el 太平天国 Tài píng tiān guó, Reino Celestial de la Gran Paz, que había comenzado como una revuelta campesina, se había transformado en un poderoso reino capaz de disputar el poder a la dinastía 清 Qīng. A pesar de los problemas internos por los que habían pasado, que incluso habían llevado al rey 洪秀全 Hóng Xiùquán (1814-1864) a ordenar la ejecución de cientos de sus subalternos y seguidores, gracias a las reformas impulsadas por 洪仁玕 Hóng Réngān (1822-1864), primo del rey, el reino recobraba su poder y conseguía expulsar a las tropas imperiales 清 Qīng de su territorio. Sin embargo, en 1860 también concluyó la Segunda Guerra del Opio (1856-1860) entre el Imperio 清 Qīng y Francia y Gran Bretaña. Concluido este gran conflicto y firmados los Tratados Desiguales, el ejército 清 Qīng ya podía poner a todas sus unidades a combatir a los rebeldes.

El error de imponer la cultura

Cuando los 清 Qīng se hicieron con el control del imperio, algunos funcionarios imperiales decidieron permanecer fieles a la derrocada dinastía 明 Míng (1368-1644 e.c.) y murieron por ella, pero muchos otros decidieron comenzar a servir a la nueva familia imperial. En los primeros años de la dinastía 清 Qīng ocurrió un proceso de amalgamamiento de las formas de gobierno de los 清 Qīng y la antigua estructura imperial 明 Míng. Este era un proceso que siempre ocurría cuando se producía un cambio de dinastía. Sin embargo, a medida que la dinastía 清 Qīng comenzó a perder poder, el gobierno intentó forzar a todas las etnias chinas a adaptarse a las costumbres manchúes, la etnia de la familia imperial. Las ropas tradicionales, las comidas, el corte de cabello, las estructuras de gobierno, todo comenzó lentamente a cambiar para asemejarse a la forma manchú. Esto produjo un gran rechazo por parte de todos los grupos étnicos, ya que sus culturas y tradiciones estaban siendo eliminadas. Por esta razón, el Reino Celestial no fue la única región que se levantó en contra de los 清 Qīng. En diferentes provincias, grupos étnicos y de campesinos se rebelaron contra el gobierno imperial.

El mejor general

Luego de liderar una épica defensa de 北京 Běijīng, la capital imperial, contra Gran Bretaña y Francia, el general mongol 僧格林沁 Sēng gé Lín qìn (1811-1865) recibió la orden de viajar a las provincias de 河南 Hénán y 安徽 Ānhuī para suprimir la rebelión campesina de 捻乱 Niǎn luàn. La Segunda Guerra del Opio había concluido con la derrota 清 Qīng y 僧格林沁 Sēng gé Lín qìn estaba ansioso por mostrar su devoción al emperador en una gran victoria militar. Desde la corte imperial esperaban que este fuera el inicio de una gran campaña militar que consiguiera suprimir no solo a la rebelión de 捻乱 Niǎn luàn, sino también al Reino Celestial, y a otros grupos a lo largo y ancho del imperio. No obstante, la gran movilidad de los campesinos revolucionarios y la aceptación que tenían por parte de la población local prolongaron esta campaña por años. 

Representación de una batalla entre las ropas Qing y la rebelion Nian
Representación de una batalla entre las tropas imperiales y los rebeldes 捻乱 Niǎn luàn.

Mientras las fuerzas principales intentaban detener el avance de rebeliones menores, un funcionario imperial recibió órdenes de defender su provincia natal a cualquier precio para impedir la expansión del Reino Celestial. Se trataba de 曾国藩 Zēng Guófān (1811-1872), un simple funcionario provincial que, según algunos especialistas en historia militar china, se transformó en uno de los mejores estrategas militares de la historia del país del Río Amarillo.

Un confucianista

En el año 1851, 曾国藩 Zēng Guófān ostentaba un importante cargo como examinador militar, es decir, encargado de evaluar los exámenes imperiales de los candidatos a generales 清 Qīng. Sin embargo, debió abandonar su puesto y viajar a la provincia de 湖南 Húnán debido al fallecimiento de su madre. Según dictan las costumbres confucianistas, 曾国藩 Zēng Guófān debía llevar a cabo los ritos funerarios y cumplir con 3 años de duelo por la muerte de su progenitora. Como las tropas del Reino Celestial marchaban hacia 湖南 Húnán, y debido a que la Segunda Guerra del Opio había causado una crisis de personal militar, la corte imperial ordenó a 曾国藩 Zēng Guófān que, a la vez que cumplía con los ritos para con su madre, organizara un ejército autosuficiente capaz de enfrentar a los revolucionarios.

Viendo de qué modo las tropas imperiales eran derrotadas por Francia, Gran Bretaña, el Reino Celestial y diversos grupos revolucionarios, 曾国藩 Zēng Guófān se propuso aprender de los errores del ejército imperial y crear un nuevo brazo armado, más fuerte, mejor equipado, mejor entrenado y más motivado. Así nació el famoso Ejército de 湖南 Húnán. 

Fotografía del ejército de Hunan
Fotografía de soldados del Ejército de 湖南 Húnán en formación con sus rifles.

Dos grandes reformas

Para 曾国藩 Zēng Guófān había muchos cambios que realizar en la estructura militar para conseguir mejorar las tropas. Paulatinamente, mientras entrenaba a un nuevo cuerpo de élite independiente, descubrió que dos puntos eran especialmente importantes. Por un lado, el salario que recibía un soldado. Un campesino chino era capaz de obtener una ganancia de 5 taeles de plata en un buen año de trabajo, mientras que un soldado imperial cobraba 10 taeles por su servicio. 曾国藩 Zēng Guófān estableció que en el Ejército de 湖南 Húnán un soldado de infantería cobraría 50 taeles de plata por año. Con esto se aseguraba de que los soldados estuvieran muy motivados a cumplir con su labor y no se vieran en la necesidad de saquear a la población local. Esto era muy común en el Ejército Imperial, en tanto que la paga de los soldados a veces era incluso menor y cada general decidía como repartir el dinero que la corte imperial le entregaba. Los saqueos imperiales habían provocado que muchos campesinos prefirieran a los revolucionarios antes que a los soldados imperiales. Por otro lado, 曾国藩 Zēng Guófān permitió que los soldados pudieran determinar cuánto de su salario deseaban que fuera cobrado directamente por sus familias en sus aldeas natales. De esta forma los soldados sabían que mientras estaban sirviendo al imperio sus familias contaban con dinero suficiente.

Como segundo punto de la reforma, 曾国藩 Zēng Guófān también decidió cambiar las razones por las que los soldados debían luchar en el frente. A los soldados imperiales se les inculcaba que debían luchar y morir por el emperador. Los campesinos del Reino Celestial ostentaban un profundo fervor religioso que los había llevado a estar más dispuestos a luchar y morir por la causa. No obstante, 曾国藩 Zēng Guófān descubrió que si convencía a los soldados de que luchaban por sus familias y sus tierras mejoraba en gran medida la moral y su deseo de cumplir el deber.

Una derrota inesperada

En 1858 y 1859, el Ejército de 湖南 Húnán se enfrentó en dos ocasiones con las tropas del Reino Celestial. En ambas ocasiones el Ejército de 湖南 Húnán sufrió una gran derrota y 曾国藩 Zēng Guófān estuvo dispuesto a cometer suicidio en nombre del emperador al que había fallado. Empero, sus subalternos consiguieron detenerlo y lograr que se reincorporara al mando de las tropas. Luego de reflexionar sobre la derrota comprendió que el Ejército del Reino Celestial era altamente móvil, pero que podía voltear las tornas a su favor si ganaba en el plano estratégico, siendo más cauto con los movimientos militares y buscando posiciones altamente favorables del terreno. Los siguientes encuentros militares serían radicalmente diferentes.

Barcos a vapor

Como parte de las reformas del Reino Celestial, 洪仁玕 Hóng Réngān recomendó al rey la compra de barcos a vapor a las potencias europeas. Con idea de adquirir material militar moderno europeo un grupo de emisarios se puso en contacto con autoridades francesas y británicas en 1860. Gran Bretaña envió representantes a 南京 Nánjīng, capital del Reino Celestial, para conversar con las autoridades y establecer relaciones diplomáticas. Sin embargo, los informes de los representantes provocaron que tanto británicos como franceses decidieran mantenerse neutrales. A sus ojos, el Reino Celestial pervertía la religión católica, ya que se alejaba mucho de la concepción europea. Por otro lado, la fuerte prohibición del opio y otras sustancias atentaba directamente contra los intereses británicos en China. Además, si el Reino Celestial conseguía hacerse con el control del país, los tratados desiguales firmados entre el Imperio 清 Qīng y las potencias extranjeras dejarían de tener validez. Por si esto fuera poco, el Reino Celestial se expandía en dirección a la ciudad de 上海 Shànghǎi, donde británicos y franceses se estaban estableciendo según lo estipulado en los tratados desiguales. Si el Reino Celestial tomaba la ciudad, las tropas coloniales tendrían que defenderse, iniciando así un conflicto armado. 

Representación europea de los soldados del Reino Celestial.
Representación europea de los soldados del Reino Celestial.

Frente a la revolución campesina, una gran contrarrevolución se estaba gestando. Si el Imperio 清 Qīng adquiría material militar moderno antes que el Reino Celestial y si las potencias extranjeras decidían atacar las posiciones revolucionarias, los días del Reino Celestial estarían contados. 


(1) Este artículo es parte de una serie sobre el 太平天国 Tài píng tiān guó, Reino Celestial de la Gran Paz. Los artículos anteriores son:

- Desencadenantes del Movimiento del Reino Celestial de la Gran Paz

- El surgimiento de un reino teórico

- Un reino confucianista cristiano

- La Sociedad de Adoradores de Dios

- La fundación del Reino Celestial

- La derrota celestial  

- Un reino que perdió su carácter celestial  

- Transformarse en lo que juraron destruir - Divididos y sin poder 

- Un gran renacimiento antes de la caída

Descargar PDF

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios