La dinastía 唐 Táng (618-906 e.c.)

0

El gobierno de un territorio tan extenso y poblado como el de la dinastía 隋 Suí (581-618 e.c.) era una tarea realmente compleja. Para mantener el gobierno y no volver a caer en un período de guerras internas como el de las Seis Dinastías (220-589 e.c.), los 隋 Suí realizaron grandes proyectos de ingeniería. Las arcas imperiales no contaban con recursos para financiar estos proyectos, por lo que fue necesario explotar a los campesinos y organizar campañas militares. En poco tiempo, muchos súbditos del emperador comenzaron a conspirar para removerlo del poder y colocar a alguien que no fuera un tirano. En este contexto, la familia 李 Lǐ comenzó a ganar mucho poder.

Una familia renombrada

La familia 李 Lǐ era una de las familias de confianza de los 隋 Suí, y por esta razón ocupaban diferentes cargos de gobierno del noroeste. Los 李 Lǐ se proclamaban descendientes de 老子 Lǎozĭ cuyo nombre original habría incluido el carácter 李 Lǐ.

La ciudad de 太原 Tàiyuán, en la actual provincia de 山西 Shānxī, estaba administrada por 李渊 Lǐ Yuān (566-635). Cuando los 隋 Suí iniciaron su segunda incursión en Corea en 613, 李渊 Lǐ Yuān fue el encargado de la logística de la operación. Aprovechando que 隋炀帝 Suí Yáng dì, el emperador Yáng de Suí (569-618) se encontraba dirigiendo la campaña militar, el general 杨玄感 Yáng Xuángǎn organizó un levantamiento cerca de la capital del imperio 隋 Suí. El emperador envió a 李渊 Lǐ Yuān a proteger la capital. 李渊 Lǐ Yuān comenzó a tender alianzas políticas con las personas más capaces e influyentes. Para cuando el emperador acabó la guerra y decidió volver a la capital, 李渊 Lǐ Yuān ya se había ganado el apoyo de los principales generales y administradores imperiales. En el año 617, 李渊 Lǐ Yuān forzó al emperador a abdicar en favor de su nieto, ya que su primogénito había fallecido en el año 606. Como su nieto era aún un niño, 李渊 Lǐ Yuān fue proclamado senescal hasta que el pequeño tuviera edad para gobernar. Para aquel momento, muchos otros generales odiaban al exemperador. En el año 618, uno de sus antiguos generales decidió asesinarlo. Cuando la noticia llegó a oídos de 李渊 Lǐ Yuān, se autoproclamó emperador, fundando la dinastía 唐 Táng.

La edad dorada

Decoración de Oro. Museo de 青海 Qīnghǎi.

La gran mayoría de historiadores coincide en que la dinastía 唐 Táng supuso la edad dorada de las antiguas dinastías imperiales chinas. Durante los casi 300 años que gobernaron consiguieron aumentar los sistemas de producción, permitiendo así aumentar la población, expandieron sus fronteras y consiguieron controlarlas y tuvieron un gran desarrollo cultural que sobrevive hasta hoy en día.

Una diplomacia de hierro

El primer objetivo de la nueva dinastía era el de recuperar los antiguos territorios de los 汉 Hàn (206 a.e.c.- 220 e.c.). Desde que la dinastía 汉 Hàn había caído, ningún emperador había conseguido volver a expandir el imperio tanto como ellos. Los emisarios 唐 Táng viajaron rumbo a todos los puntos cardinales. En algunas regiones, como las actuales Japón y la provincia de 新疆 Xīnjiāng, los emisarios fueron bien recibidos y se firmaron importantes tratados. En otras regiones, los pobladores se negaron a reconocer a la nueva dinastía como su gobernante, lo cual desencadenó guerras.

Muchos pequeños imperios del oeste de China aceptaron unirse al imperio 唐 Táng luego de participar de forma conjunta en campañas contra otros pueblos invasores. En 新疆 Xīnjiāng, los pequeños reinos se unieron a los ejércitos 唐 Táng para contener primero una invasión tibetana y luego una de los pueblos nómadas turcos. Luego de estas guerras, los pequeños imperios del oeste fueron anexados a China y se extendieron las fronteras sobre la región de 青海 Qīnghǎi, una parte de la meseta sino-tibetana. Es por esta razón que, aunque hoy en día existen grupos étnicos con rasgos culturales propios, 新疆 Xīnjiāng y 青海 Qīnghǎi poseen un gran número de chinos 汉 Hàn. Hoy en día todas estas culturas se han entremezclado y se han vuelto inseparables, conviviendo pacíficamente en toda China.

Mural conmemorativo de la victoria sobre las tropas tibetanas.
Cuevas 莫高窟 Mò gāo kū en la provincia de 甘肃 Gānsù.

Amigos de Japón

Con Japón el contacto fue muy estrecho, y aunque hubo algunos conflictos menores, emisarios y monjes fueron muy bien recibidos. De hecho, algunos de estos enviados llevaron consigo algunos escritos chinos que fueron cuidadosamente estudiados. A partir de este momento comenzó la gran influencia de China sobre Japón. La arquitectura tradicional japonesa respeta los cánones arquitectónicos de la dinastía 唐 Táng producto de este intercambio. El budismo también ingresó en Japón de la mano de algunos monjes chinos. Y fue durante esta época cuando algunos emisarios japoneses viajaron a China para estudiar más detalladamente el sistema de escritura.

A izquierda uno de los pocos edificios de madera de la dinastía 唐 Táng que se conservan, la casa del funcionario 狄仁杰 Dí Rénjié en 太原 Tàiyuán.
A la derecha la entrada al palacio
Heijo en Japón.

Viaje al Oeste

Los 唐 Táng tenían una gran tolerancia a las tradiciones de diferentes grupos étnicos e incluso cierto interés por conocer otras culturas. Esto permitió una gran expansión del budismo, que empezó a contar con monjes chinos y monasterios por todo el imperio. Al comienzo el budismo se había mezclado con otras tradiciones filosóficas chinas, pero pronto algunos monjes se empezaron a preguntar por las verdaderas prácticas budistas de India. Por esta razón, en el año 629, el monje budista chino 玄奘 Xuán Zàng emprendió un largo viaje hacia India para estudiar, copiar y traducir los textos budistas originales. Su impresionante viaje a pie a través de montañas y desiertos, junto a sus escritos inspiraron después una de las novelas chinas clásicas más famosas de todos los tiempos 西游记 Xī yóu jì, Viaje al Oeste.

Monumento a 玄奘 Xuán Zàng en 西安 Xīān.

En el momento de rápida expansión del budismo, algunos filósofos como 韩愈 Hán Yù criticaran al budismo por su imposibilidad de ser adoptado como filosofía de gobierno. Finalmente, el budismo como religión fue perseguido y se obligó a muchos monjes a adoptar una vida tradicional no religiosa. A pesar de esto, el budismo no desapareció de China sino que se adaptó y permaneció como corriente filosófica, religión y atractivo turístico. 

La emperatriz de China

La dinastía 唐 Táng fue interrumpida durante los años 690 y 705 por la dinastía 周 Zhōu de la emperatriz 武则天 Wǔ Zétiān (624-705). Fue la única emperatriz en toda la historia de China y consiguió abrirse un camino en un mundo dominado por el patriarcado ancestral. Tratamos su figura con mayor detalle y tradujimos uno de sus poemas en el post titulado "武则天 Wǔ Zétiān, la única emperatriz china".

Una capital imponente

Luego de que 李渊 Lǐ Yuān se autoproclamara emperador 唐高祖 Táng Gāozǔ, Gāozǔ de Táng, estableció su capital en la actual ciudad de 西安 Xīān. La capital creció y se desarrolló rápidamente, constituyendo la mayor ciudad del mundo en su época. En los censos del siglo VII y VIII, la población del imperio era de unos 50 millones de personas, con un crecimiento hasta los 80 millones hacia el final de la dinastía.

Hoy en día, la ciudad de 西安 Xīān es un importante centro de estudio y conservación de la cultura 唐 Táng, con importantes edificios, restos arqueológicos y monumentos. En años recientes su legado 唐 Táng ha constituido una importante fuente turística, junto a los 兵马俑 Bīng mǎ yǒng, Guerreros de Terracota de la dinastía 秦 Qín (221 - 206 a.e.c.), que han embellecido la ciudad. Al igual que otras dinastías, pero tal vez incluso con más fuerza, los 唐 Táng dejaron un profundo legado cultural, sin el cual China sería un país muy diferente. 


 (1) El canal de YouTube 中国电影频道 CHINA MOVIE OFFICIAL CHANNEL en su serie documental de historia de China tiene un capítulo dedicado al origen de la dinastía 唐 Táng:

Serie: períodos históricos

Anterior

La dinastía 隋 Suí

Siguiente

Las Cinco Dinastías y los Diez Reinos

Descargar PDF

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios