La defensa de la capital

0

En agosto de 1860, la fuerza expedicionaria franco-británica tomó el fuerte 大沽 Dà gū, que controlaba la principal vía fluvial de acceso a la capital del Imperio 清 Qīng. Tan solo 5 días después, tomaron la ciudad de 天津 Tiānjīn. El siguiente movimiento sería avanzar y tomar la ciudad desde donde el emperador y sus consejeros gobernaban el imperio: 北京 Běijīng.

Un movimiento evidente

Mientras el fuerte 大沽 Dà gū caía, el general 僧格林沁 Sēng gé Lín qìn (1811-1865) se encontraba en las inmediaciones de 北京 Běijīng preparando la defensa. De hecho, hasta las fuerzas de 天津 Tiānjīn se habían replegado a la capital y por esta razón los británicos y franceses consiguieron tomarla tan rápido.

El general 僧格林沁 Sēng gé Lín qìn estimó que la fuerza anglo-francesa marcharía hasta la capital por las rutas principales. Gracias a su mejor conocimiento del terreno y a intuir por dónde cruzarían las tropas enemigas, el Ejército 清 Qīng podía planificar una emboscada. Dos puntos fueron elegidos para el combate. El primero era 张家湾 Zhāng jiā wān, un distrito ubicado a 28 kilómetros al este de la 故宫 Gù gōng, Ciudad Prohibida. Si la fuerza artillera enemiga conseguía derrotarlos allí, se retirarían hasta el puente de 八里 Bā lǐ, que cruza el río 通惠 Tōng huì. Este era un antiguo río artificial, construido por el gran 郭守敬 Guō Shǒujìng durante el mandato del emperador Kublai Kan de la dinastía 元 Yuán (1279 – 1368 e.c.). 

El puente de 八里 Bā lǐ, 1860. Fotografía de Felice Beato.

La batalla de 张家湾 Zhāng jiā wān

El 18 de agosto, la vanguardia anglo-francesa alcanzó 张家湾 Zhāng jiā wān y lanzó un ataque de artillería sobre las posiciones 清 Qīng. Pronto se produjo una gran batalla entre 4.000 soldados anglo-franceses y casi 20.000 soldados chinos. El frente 清 Qīng resistía a duras penas el demoledor ataque de la artillería europea. Pero se trataba de un cebo: ocultos cerca de las posiciones enemigas, casi 10.000 jinetes imperiales aguardaban la orden de su general para cargar sobre la artillería.

Al mediodía, cuando toda la artillería europea parecía estar disparando al unísono, 僧格林沁 Sēng gé Lín qìn dio la orden de carga a la caballería. Pero las unidades de artillería no estaban solas, un grupo de soldados se encargaban de su defensa a corta distancia. En mitad de la carga, una andanada de cohetes cayó sobre la caballería. El impacto de los cohetes acabó con algunos jinetes y sus monturas, pero lo que rompió la carga fue el estruendo de las explosiones. Los caballos se asustaron y los jinetes perdieron el control, deshaciendo la formación de carga. Al ver la situación, 僧格林沁 Sēng gé Lín qìn ordenó la retirada general.

Representación francesa del comandante Montauban liderando el ataque en 张家湾 Zhāng jiā wān.

La batalla del puente 八里 Bā lǐ

Para alcanzar la capital, las tropas anglo-francesas debían cruzar el puente 八里 Bā lǐ, ubicado a menos de 20 kilómetros de la 故宫 Gù gōng, Ciudad Prohibida. Los generales 清 Qīng decidieron organizar una gran defensa en los alrededores de ese puente, cavando trincheras, construyendo puntos fortificados y escondiendo tropas en los bosques cercanos. Cuando los soldados europeos intentaran cruzar el puente, desde el otro lado un gran grupo se los impediría. Mientras tanto, tropas apostadas del mismo lado lanzarían un gran ataque en la retaguardia anglo-francesa.

A las 5 de la mañana del 21 de septiembre, los británicos y franceses se dirigieron hacia el puente. La caballería 清 Qīng lanzó una carga contra la columna y penetró por una brecha en la defensa. A pesar del ataque, la artillería europea consiguió colocarse cerca del puente. A las 7 de la mañana, brigadas francesas y británicas comenzaron a bombardear las posiciones defensivas chinas.

Para evitar que la artillería de largo alcance debilitara las defensas al otro lado del río, la caballería de élite 满洲 mǎn zhōu cruzó el puente a toda velocidad para atacar a los artilleros. Los británicos y franceses, que ya contaban con doctrinas de tácticas de respuesta a cargas de caballería frontales desde las guerras napoleónicas, lanzaron una andanada de cañonazos contra los caballos. El resultado fue una carnicería de caballos y jinetes que resultaron así completamente neutralizados. Luego, la artillería comenzó el bombardeo. 

Litografía europea, las unidades francesas trabando combate en el puente.

Una vez bombardeado el puente y las trincheras chinas, el Segundo Regimiento de Vanguardia francés se dispuso a cruzar el puente. Desde el otro lado, los soldados imperiales abandonaron sus estructuras defensivas y se lanzaron al ataque contra los franceses. Al ver esta batalla, 僧格林沁 Sēng gé Lín qìn se lanzó al ataque con el regimiento de caballería de élite de Mongolia, causando un gran número de bajas, pero también perdiendo muchos jinetes.

Ondeando la bandera amarilla

Las tropas británicas se dividieron en dos grupos: uno se dedicó a trabar combate con la caballería mongola, el otro se desplazó para lanzarles un ataque por la espalda. El general 僧格林沁 Sēng gé Lín qìn ordenó a un grupo de caballería que volviera sobre sus pasos y atacara al segundo grupo británico. Viéndose rodeado, el general tomó la bandera imperial 清 Qīng amarilla y comenzó a ondearla en señal de desafío. En algunas versiones incluso se dice que perdió su caballo, pero continuó ondeando la bandera amarilla y gritando. Hasta el mediodía, los jinetes mongoles continuaron lanzándose al ataque y resistiendo el intenso fuego enemigo. Cuando perdían sus caballos, se levantaban del suelo, heridos y sucios para continuar la carga a pie. 

Famosa escena del general 僧格林沁 Sēng gé Lín qìn con la bandera en la película 火烧圆明园, La quema del palacio imperial (1983).

El reconocimiento militar

Muchas cosas se podrían decir sobre la valentía y la pericia de los soldados imperiales 清 Qīng que lucharon aquel 21 de septiembre de 1860, pero no existe mejor comentario que aquel en el que un soldado reconoce la valentía y la fuerza en su enemigo. A continuación, compartimos dos pequeñas citas francesas sobre los jinetes 清 Qīng.

Les obus et les balles ont beau la faucher, les cavaliers semblent renaître de leurs cendres; leur acharnement est tel, qu'à un moment donné, ils aprochent jusqu'à 30 mètres des pièces; mais nos salves nourries et régulières les font reculer, flotter à droite, puis à gauche, où ils défilent sous le feu.

Los proyectiles y las balas consiguieron segarlos, los jinetes parecían resurgir de sus cenizas; su determinación era tal que en un momento se acercaron a 30 metros de las piezas de artillería; pero nuestras salvas sostenidas y regulares los hicieron retroceder, zigzagueando a la derecha y luego a la izquierda, desfilaron bajo el fuego.

Paul Delagrange, miembro del Segundo Batallón de Cazadores de a pie (1).

En ce momento le pont de Pa-li-kiao offrit un spectacle qui, certainement, est un des épisodes les plus remarquables de la journée.

Tous les cavaliers, si ardents le matin, avaient disparu. Sur la chaussée du pont, monument grandiose d’une civilization vieillie, des fantassins richment vêtus agitaient des étendards et répondaient, à découvert, par un feu heureusement impuissant, à celui de nos pieces, à notre mousqueterie; c’était l’élite de l’armée tartare qui se dévouait poru coucrir une retraite précipitée.

En este momento el puente Pa-li-kiao ofreció un espectáculo que, sin duda, es uno de los episodios más notables del día.

Todos los jinetes, tan ardientes por la mañana, habían desaparecido. En la calzada del puente, grandioso monumento de una antigua civilización, infantes ricamente vestidos ondeaban estandartes y respondían, al descubierto, con fuego afortunadamente impotente al de nuestras piezas de artillería y a nuestra mosquetería; fue la élite del ejército tártaro la que se dedicó a una apresurada retirada.

Comandante Charles Cousin-Montauban (2)

La batalla del puente 八里 Bā lǐ, por Émile Bayard.

La batalla definitiva

Con esta derrota del Ejército imperial, los soldados franceses y británicos tenían vía libre para tomar la capital. Aunque el emperador y sus consejeros ya se habían trasladado a otra ciudad, los altos mandos extranjeros podían tomar la capital como rehén para doblegar la voluntad del emperador sobre muchos temas como, por ejemplo, la legalización del opio. 

El puente de 八里 Bā lǐ en 2013, grandioso monumento de una antigua civilización.

(1) Paul Delagrange, Le 2 bataillon de chasseurs a pied, Paris, 1889, pag. 101.

(2) Charles Cousin-Montauban, Comte de Palikao, L'Expédition de Chine de1860, Paris, ed. 1932, pag. 279.

Montauban fue premiado con el título de Comte de Palikao al volver a Francia. Se le ha acusado repetidas veces de haber obtenido su fortuna del saqueo del 圆明园 Yuán míng yuán, Antiguo Palacio de Verano. 

Serie: las Guerras del Opio

Anterior

La defensa de la capital

Siguiente

La quema del Antiguo Palacio de Verano

Descargar PDF

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios